miércoles, 23 de marzo de 2016

Orgullo y Prejuicio - Jane Austen.





   La gran casa de Netherfield Park tiene a un nuevo inquilino: el señor Bingley, un joven atractivo, rico y... soltero. La señora Bennet está encantada, pues su deseo más ferviente es encontrar un buen partido para sus cinco hijas. Pero a Elizabeth, la más rebelde de las hermanas, quien de verdad le interesa es el señor Darcy, un joven arrogante y misterioso.


   ¡Hola, fanáticos de la lectura! Aquí les traigo un clásico, muy escuchado pero no creo que ahora sea de lo más leído entre la juventud: Orgullo y Prejuicio por la admirable e increíble Jane Austen. 
   He tenido este libro en mi librería por más de un año o más, lo había comenzado a leer pero en esos momentos mi mente no era tan buena para leer la compleja narración y conversaciones que el libro tiene, pero sí me he visto la película unas seis veces, lo cual hace que libro y película sean perfectos para mi. 
   Lizzy, para ser una mujer de veinte (creo) años y en una época como aquella, era una rebelde sin causa, y la amé aún más por eso. Sin temer a decir lo que piensa y con un amor a su padre y hermana mayor, la hace una personaje fuerte y sensible al mismo tiempo. Conocía sus virtudes y sus defectos, y a diferencia de todas las demás mujeres, ella pensaba casarse no con el que tenga más dinero o el primero que se le propusiese, sino, con alguien que llegase a amar de verdad, lo cual, ella creía que jamás pasaría. Ahí nos damos cuenta que el estereotipo de protagonista mujer que piensa que los hombres son estúpidos y arrogantes, y no cree que ame a nadie jamás, viene existiendo desde tiempos inmemorables. 
   ¡Ah! Y no nos podemos olvidar del apuesto y rico Mr. Darcy. Yo creo que todos los hombres de la literatura juvenil/new adults/adults fue inspirado en él y él es el padre de todos los hombres arrogantes, fríos y presuntuosos. No voy a mentirles, había momentos que decía como «Ya para de ofenderla, hombre», pero me fue inevitable enamorarme de Darcy. Aún con su orgullo y todo, en aquellos momentos que sonreía o era más abierto con Lizzy hacía que mi corazón se parara y corriera a mil por horas. 
   La historia no solo nos narra de ellos dos, sino de situaciones, costumbres y la forma de vida en aquel entonces. Acepto que había veces que me daba mucha bronca el machismo que existía, pero eso no impidió que el libro sea perfecto con sus personajes imperfectos. ¿Acaso eso tiene sentido? 
    Amé tanto este libro que no tengo palabras. Es uno muy conocido, pero hoy en día no muchos adolescentes le dan una oportunidad. Se los recomiendo, es como la santa biblia de los libros románticos que tanto amamos las chicas. 

5/5

¿Qué les pareció la reseña? ¿Leyeron el libro? ¡Comenten su propia opinión!

Besos, Ro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario